¿Qué es un escarificador?

¿Qué es un escarificador?

Tanto si tienes un jardín de dimensiones grandes o pequeñas, sabrás que las tareas de mantenimiento nunca descansan. Podar, limpiar, abonar, regar, quitar las malas hierbas, plantar, transplantar… y un largo etcétera de labores 
Aunque a diario se realice un trabajo básico en el jardín, sobre todo con la llegada del otoño y la primavera, es preciso incrementar el esfuerzo, fundamentalmente para retirar todas las hojas y ramas que haya por el suelo.
Para facilitar esta tarea, les traemos una herramienta llamada escarificador que, a través de su sistema, permite eliminar de una forma cómoda y rápida todos los restos que se hayan depositado en la superficie. 
¿Cómo es un escarificador?
A simple vista, un escarificador se asemeja a un rastrillo, ya que cuenta con unos dientes de acero muy parecidos, aunque en el primer caso son más fuertes. La forma de las cuchillas es curva, miden entre 12 y 18 pulgadas de largo y presentan un aplastamiento en la parte final. Por norma general, todos los modelos se pueden regular para adaptarlos a la altura de cada persona.

 

¿Cómo funciona?

Cuando las púas de esta herramienta se mueven, además de retirar las hojas secas y otros residuos de vegetación del suelo, también van realizando cortes en la tierra con el objetivo de que entre el agua y el aire en la misma. Por ello, el mejor momento para utilizar un escarificador es cuando la tierra está más dura de lo habitual o está repleta de raíces.
Esta máquina es perfecta para un mantenimiento adecuado del jardín. Gracias a que proporciona una mayor oxigenación y absorción del agua en el terreno, es altamente probable que la superficie se mantenga sana y fuerte. Es recomendable pasar el escarificador como mínimo dos veces al año (en primavera y otoño), aunque se puede utilizar siempre que se necesite para mantener el suelo en buenas condiciones.
Es muy importante que antes de proceder a la escarificación, nos aseguremos de que el césped tiene al menos 3 años. Para conseguir una revitalización de calidad, es conveniente cortar el césped a una altura de 4 centímetros aproximadamente antes de utilizar el escarificador y del mismo modo, es preferible que el suelo esté seco para evitar que se dañe la herramienta.
Después de la escarificación, se aconseja añadir fertilizante al terreno. En el caso de que el clima sea muy seco, no es necesario regar el suelo una vez realizada esta tarea.

 

Tipos de escarificadores

A grandes rasgos, los escarificadores se dividen en eléctricos y de gasolina. Los primeros están perfectamente indicados para jardines de tamaño pequeño y mediano, y los segundos son los que más se emplean para cuidar el suelo de una gran extensión.

Aunque estos dos tipos son automáticos, también es posible encontrar en el mercado algunos modelos manuales 

Otra clasificación que distingue a los escarificadores en función de su mecanismo: de púas o de cuchillas. En el primer caso, la función que realizan está centrada en eliminar los restos de plantas de la superficie y respecto al segundo, a medida que avanzan, también van produciendo cortes en el suelo para permitir que los nutrientes entren con mayor facilidad.

Como ves, el escarificador es una herramienta esencial para mantener cualquier jardín sin emplear demasiado tiempo ni esfuerzo. Debido a las ventajas que ofrece, el terreno se mantendrá aireado y sano para crecer sin ningún obstáculo.

 

Dejanos tu comentario:

Contanos tu opinión